Envios gratuitos a toda España
0
x

No hay productos en el carrito.

Archivos

 

Desde un inicio apostamos siempre por una fabricación local y minuciosa elaborada por artesanos con un largo recorrido en su profesión que trataba cada pieza como única.

Piezas únicas comparadas con sus antecesoras debido a las diferencias que solo pueden generarse por un trabajo hecho a mano.

En la línea del detallismo y buscando el material acorde con ese afán de diferenciación, convertimos la piel de vacuno en nuestra materia prima por excelencia.

Un material de un lujo accesible que asegura una durabilidad que otros materiales no pueden soñar. Cabe decir que teniendo en cuenta nuestra filosofía de sostenibilidad y en relación a la tradición en el mundo de la artesanía en la utilización de dicho material, decidimos trabajar solo la piel de vacuno que se genera del consumo de carne de vaca como alimento.

Así, un desperdicio generado por el consumo como alimento de las personas, se procesa para convertirse en un material de calidad para uso continuado que perdurará en el tiempo.

Dicho proceso no es inmediato por supuesto. Ese desperdicio después de un proceso largo y laborioso que consta de varias etapas, dará lugar a la piel que utilizamos para nuestras mochilas.

En su fase final recibirá el acabado y el color del producto. El tacto aterciopelado del acabado Nobuk de nuestras Premium o la suavidad de la piel Federica de las Longwalk, es el resultado de este proceso que otorgará en un futuro ese envejecimiento tan bello que solo puede propiciar el cuero.